Grupo Educación y Empresa

Educando en competencias

Editorial 08

By admin | enero 17, 2015 | 0 Comment

agenda

 A propósito del día del trabajo

 Son muchos los que aprovechan este día para celebrar el sistema capitalista, ya que el trabajo es uno de sus pilares fundamentales. Otros toman este día para adelantar protestas en contra del sistema laboral injusto, inequitativo y a veces nulo de muchos países.

Recordemos que el día del trabajo es una conmemoración a los llamados Mártires de Chicago que fueron asesinados en los Estados Unidos por su participación en jornadas de lucha para la consecución de una jornada laboral de 8 horas. Hoy se celebra en general como una fiesta reivindicativa de los derechos de los trabajadores en el mundo. Lo que me llama un poco la atención es que precisamente en los Estados Unidos no se celebra, tampoco en Canadá.

Desde el inicio de los tiempos el trabajo se convierte en una actividad a la que los seres humanos dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo y nuestro esfuerzo ya que significa la entrada de ingresos para sostenerse económicamente.

No deja de ser interesante la forma como el hombre interactúa con su trabajo. La sociedad post moderna y sus múltiples coyunturas convierten a casi el ochenta y cuatro porciento de la población trabajadora del mundo, en trabajadores obligados, eso sin contar el triste porcentaje que no tiene trabajo o que se encuentra en condiciones de esclavitud.

Voy a referenciar el porcentaje del ochenta y cuatro por ciento para lo que hablaré a continuación: Este número sale del último estudio realizado por el Instituto Superior de Rendimiento en el que tomando muestras poblacionales de casi todos los países del mundo en diferentes rangos de edades, se pudo establecer que solo el dieciséis por ciento se encuentra satisfecho con su trabajo.

La cifra me alarma un poco porque me lleva a preguntar porque razón los seres humanos no logramos tener un equilibrio entre lo que queremos y soñamos versus lo que necesitamos. ¿Será simplemente un problema de necesidad asociado directamente con el dinero?, ¿Por qué no se busca hacer lo que se quiere, midiendo necesidades y gastando nuestro tiempo en hacer realmente lo que se quiere?

Es paradójico que las personas busquen trabajos que los remunere en cierta medida, agoten la mayor parte de su tiempo, les genere altos niveles de estrés y poca felicidad. Tal vez sea una cuestión de gustos, pero quiero recordar que la calidad en el trabajo está medida por los niveles de satisfacción que se tenga al realizar el mismo y para ello es necesario poder desarrollarse en lo que realmente se quiere. Nuestro cerebro se acostumbra, es cierto, pero trabaja más libre y cómodo en actividades que le satisfagan y por ende es necesario que esas tareas se desarrollen a la medida de lo que realmente nos gusta hacer.
Victimizarse en fácil, hablar de los sistemas de gobierno ineficientes resulta a veces sencillo, pero la responsabilidad de dicho sufrimiento radica en parte en nosotros mismos. No estoy hablando de que no se cometen errores dentro de las organizaciones encargadas de velar por el respeto a nuestros derechos incluyendo el tema del trabajo que resulta ser tan polémico, hablo de la responsabilidad que se tiene consigo mismo de ser felices y de buscar los medios para serlo.

Ser crítico, creativo, y velar por el desarrollo de eso que soñamos es responsabilidad de cada uno. Es por eso que escuchamos historias a cada rato de hombres y mujeres que en medio de la miseria o en situaciones de discapacidad logran llegar lejos. Ellos no se quedaron esperando la ayuda de otros, ellos enfocaron su creatividad en trabajar en pro de sus sueños, emprendieron un camino de lucha por ser felices y eso les abrió las puertas a la realización de trabajos que les dieran un bienestar tanto emocional como económico.

No es el camino más fácil. Es el más difícil, sí. Pero por ello es el más gratificante.

Roxana Rodriguez Angel
Directora de Proyectos

TAGS

0 Comments

¡Comparte!
Cerrar