Grupo Educación y Empresa

Educando en competencias

Editorial 24

By admin | enero 17, 2015 | 0 Comment

agenda

Educación y Revolución.

Muchos de los que habitamos este mundo capitalista creemos que este es el único estado posible de cosas, supuesto bastante falso que olvida o desconoce las tremendas mutaciones que son inherentes a la historia, y es que en esencia la historia es cambio, y como diría Heráclito “Lo único que no cambia es el cambio, porque si así sucediera todo dejaría de cambiar”.

“Somos afortunados de asistir al final de la historia” dice Cioran. Pero no es el final de la historia, es el cambio de la misma. Los hechos recientes del paro en Colombia, que inicia con un epicentro en el departamento de Boyacá, dicho sea de paso, aquel departamento que fue decisivo en el proceso de independencia de Colombia, nos muestra como en menos de 10 días se han sumado varios departamentos al paro, varios gremios (para el 11 de septiembre está programado el de docentes a nivel nacional) y se van gestando varias preguntas: ¿Qué pasará con este paro? ¿Será acaso el inicio de un nuevo momento histórico sin igual para Colombia? ¿Será el triunfo de los ciudadanos, de los campesinos, sobre el aparato capitalista?

No es nuestra misión responder a estas preguntas y esta editorial solo aspira a tener un pequeño tinte político de entrada, solo un tinte, para llegar al terreno al que queremos llegar, el cual es nuestra razón de ser y es la educación.
¿Qué hemos hecho con la educación para que estos sean los resultados?
Es una de las preguntas que nos deben inquietar, sin llegar a responsabilizar a la educación, al sistema educativo o a los docentes, de lo que pasa en la sociedad; esta es una pregunta que debe pensarse a fondo.

El problema es que la educación no está “delante” de los hechos sociales, los sigue de lejos. Por ejemplo, el aula quiere ser el lugar donde se reproduce la “realidad”, pero esta puesta en escena no es en efecto “real”, es una imitación mutilada, pues la educación tradicional prohíbe aquello que considera lesivo, entonces termina siendo una educación a medias. No reproduce el todo, solo una parte.

Ahora, muchos de los docentes que en su trabajo quieren estar al día, están enseñando que es la “huelga”, que significa el “paro”, en unas semanas estaremos haciendo informes, escribiendo libros, haciendo cálculos y almacenando la información para reproducirla a las nuevas generaciones…y esto está mal, debemos mejor “parar” y pensar que estamos haciendo mal, que es lo que debemos desaprender, olvidar, reconstruir, para dejar de estar imitando y repitiendo lo que es la sociedad y mejor pensarla en términos de ¿Qué vamos a hacer para que NO sigan pasando estas cosas?

La educación debe ser la revolución por excelencia, pero no en términos de señalar y decir que “esperamos no pase”, mas bien en términos de construir, vamos a saber, a hacer en contexto. Si supiésemos más y mejor lo que se estaba calando con el TLC no hubiésemos tenido que esperar hasta este momento, si la educación fuese tan efectiva como esperamos y generara una sociedad informada y con responsabilidad ética, hubiese construido el futuro y seguro sería mejor de lo que es, pero estamos dejando que solo reproduzca la realidad para señalarla y aprenderla, al mejor estilo de quien asiste a una obra de teatro o a un zoológico, sin entender que está en sus manos tejer la realidad y ser arquitecto del futuro…no estamos dejando que la educación defina, de acuerdo a lo que “sabe”, que es lo mejor…no estamos siendo gobernados por la educación…una cosa es construir, otra es repetir…

Eduardo Montoya Castañeda
Director general
Grupo Educación y Empresa

TAGS

0 Comments

¡Comparte!
Cerrar