Grupo Educación y Empresa

Educando en competencias

Editorial

By admin | enero 17, 2015 | 0 Comment

agenda

La relación sobre saber cocinar y saber emprender.

Existen actividades y experiencias que se pueden relacionar, parecen contrarias o completamente diferentes, pero al revisarlas con otra mirada, al “unir los puntos” usando la expresión de Jobs, cobran sentido, se entiende de otra manera y se encuentra que casi cualquier cosa puede tener relación con otra si se sabe percibir, entender y dejar que hable por si misma.

La cocina y el emprendimiento es el plato de esta semana o también la editorial, cocinar, saber preparar algo o en resumidas cuentas tener los ingredientes que al usar de forma concreta brindan un buen sabor, termina siendo algo tan relacionado con emprender que no hay que ir muy lejos en la reflexión para saber que así es.

Un buen plato tiene buenos y variados ingredientes, un buen emprendedor tiene muchas y variadas virtudes.

Un buen plato puede demorar horas para ser cocinado, para ver la luz, a un emprendedor le puede suceder igual pues debe esperar, saber como, cuando y donde, para llegar a ver la luz, saber esperar e irse “preparando” Un buen plato tiene que entender que su “triste realidad” es durar poco porque tiene que volver a iniciar el proceso para “llegar a ser”, cada día será preparado y consumido… Un emprendedor siempre está llegando a ser a cada momento de su vida, iniciando y culminando, siendo “consumido” y reinventándose.

Seguro un plato puede ser bueno pero gracias a lo variado de sus ingredientes, puede ser cada día mejor. Para un emprendedor es igual, solo conociendo lo que puede ser a cada momento, puede variar, puede cambiar, puede mejorar, puede sumar ingredientes a su vida para ser mejor.

Nunca un plato va a ser igual, siempre existe la novedad, la suspicacia única del momento, lo que la hace habitar un espacio  reservado para su solo instante incomparable, ese es el secreto del plato, ese es el secreto del emprendedor, ser único.

Innovar, la cocina debe variar pero así mismo debe respetar una esencia, tema complejo un mundo con poca originalidad, pero seguro el emprendedor entiende esto mejor que nadie, y es por ser el mismo que puede lograr ser emprendedor,

siendo el mismo, es diferente. Al terminar esta pequeña editorial, entendemos que NO es una tarea fácil, es compleja, demora, puede salir bien o mal, puede quemarse antes de, o ese antes de puede ser la salvación pues aún no era el momento, debe innovar y cambiar para ser único, no sabemos ya si estamos hablando de la cocina o el emprendimiento, es mejor decir que hablamos de ambos.

Eduardo Montoya Castañeda.
Director Grupo Educación y Empresa.

TAGS

0 Comments

¡Comparte!
Cerrar