Grupo Educación y Empresa

Educando en competencias

Una reflexión sobre el paro que finaliza

By admin | mayo 11, 2015 | 0 Comment

36

Termina una semana histórica para la educación en Colombia, luego de un paro sin precedentes que se extendió durante 15 días, nutrido con marchas maratónicas que mostraron la fuerza oculta de más de 320.000 maestros y sus familias.

Hubo una buena acogida por parte de los medios, independientemente de la veracidad que siempre provocan las ideas encontradas y los titulares afanados. Se ha logrado mostrar desde diversos ángulos una radiografía contundente de los problemas educativos en Colombia.

Se desnudaron las diversas intenciones políticas, muchos salieron a pescar en río revuelto, apoyando la educación, tomándola como bandera, apoyando falsamente una causa que nunca lo ha sido.

Volvemos a entender que para muchos la escuela es una guardería donde se cuida a los niños, la preocupación reiterada en los padres entrevistados se definía con expresiones como: “Con quien dejo mis hijos” o “Quien los va a cuidar”. Esto es un mal síntoma, no existe una fe en la escuela como motor de desarrollo, no hablando del desarrollo en términos de productividad, sino en términos de desarrollo del pensamiento y de la sociedad.

Se ha puesto en tela de juicio la importancia real de la escuela, de lo atractiva y significativa, parece ser que a muchos de los estudiantes no les interesa estudiar, y seguro se sintieron tranquilos en sus casas; seguro allí también aprenden.

El principio de acuerdo entre Fecode y el gobierno es bastante ambiguo, de nuevo son compromisos con el estado, el cual desafortunadamente ha incumplido históricamente, solo se ha movido en pro de intereses particulares. Un par de días más de acuerdos concretos, de estudios, hubieran sido refrescantes y definitivos.

Un ideal que se debería cumplir en todas estas negociaciones para todos los sindicatos y el gobierno sería la socialización, ¿Por qué no mostrar las negociaciones a la luz pública?, que todos opinemos y podamos entender los alcances y limitaciones de los procesos, tal como lo hacen las plenarias del senado al ser televisadas. ¿Por qué no participamos todos de la revolución educativa haciendo propuestas, los padres de familia, los estudiantes, la comunidad en general?

El MEN plantea la educación como una construcción de tejido social; el currículo como la integración de todos los actores del proceso y que siempre parte del contexto; la evaluación como un instrumento de reflexión para comprender los conocimientos, las limitaciones y plantear planes de mejora. Si todo esto funciona en teoría, en los documentos y los ideales del MEN, ¿Por qué no se presentan en la realidad? La teoría debe tener una estrecha relación con la praxis.

El acuerdo de Fecode dejó por fuera algunos elementos que antes se habían tomado al parecer muy enserio, por ejemplo, la inclusión clara en el Plan de Desarrollo de los tema educativos, de hecho en el acta final de acuerdos no se nombra el tema.

15 días de paro, 8 de negociación, ¿Por qué tenemos que llegar a los extremos de la huelga si para el gobierno lo más importante son los niños y su permanencia en la escuela? Algo no está bien. La concepción misma de la escuela de cara a las nuevas necesidades ha demostrado que se aprende en cualquier lugar, a cualquier hora, al margen de la academia, más allá de ella. Algo no está bien. Es hora de plantear la educación virtual y que esta se pueda extender a la educación básica y media, igualmente la abolición de las asignaturas y la enseñanza por ejemplo en lenguajes de programación, en sistemas como herramientas indispensables para el futuro.

Las mejores preguntas, las más importantes, no se tocaron en este paro. Fue una discusión de intereses entre los adultos, es posible que por eso la apatía sea tan alta en los estudiantes.

Queda construir en lo personal, dejar de vivir el paro y las malas decisiones del gobierno como un asunto externo, comprender que puede hacer cada uno desde adentro para mejorar el contexto. Pensar menos en el dinero y más en la abundancia, menos en el trabajo y más en la pasión.

Grupo Educación y Empresa
TAGS

0 Comments

¡Comparte!
Cerrar